El proyecto ‘CanBIO’, cofinanciado por Loro Parque y el Gobierno de Canarias, obtiene sus primeros resultados

Sin categoría Sin comentarios »

  

El proyecto CanBIO, confinanciado por Loro Parque y el Gobierno de Canarias, y que invertirá 2 000 000 de euros en los próximos dos años, ha obtenido ya sus primeros resultados, que han sido presentados en un Congreso internacional de la Red Mundial de Observación de la Acidificación de los Océanos en Hangzhou, China. CanBIO es un programa de investigación, coordinado por Loro Parque Fundación, en el que participan la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, la Universidad de La Laguna y las ONG Elasmocan y AVANFUER.

Así, la comunicación presentada por el grupo QUIMA del Instituto de Oceanografía y Cambio Global de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, denominada “Desde el Océano con ESTOC a la costa con CanBIO-CanOA: mejorando nuestro conocimiento de la acidificación oceánica en el Atlántico Noreste”, ha hecho públicos los primeros datos obtenidos por el programa CanBIO, subprograma CanOA (Acidificación Oceánica en la Región Canaria), mediante equipos de investigación situados en plataformas de oportunidad (barcos convencionales de las navieras Fred Olsen, Benchijigua Express y NISA Marítima, Renate P).

Estas mediciones de intercambio de CO2 entre la atmósfera y el océano en las aguas de Canarias y la parte norte de la Macaronesia han puesto de relevancia la complejidad de la región costera, mostrando cómo, en un ámbito geográfico reducido, hay zonas que funcionan como sumideros de CO2, mientras que en otras se transfiere el gas del mar a la atmósfera.

Diferencia entre el contenido de dióxido de carbono disuelto en el océano y el de la atmósfera en el mes de febrero 2019. Valores negativos indican que el área oceánica está tomando CO2 (sumidero) y valores positivos que desprende CO2 a la atmósfera (fuente). En este caso, todos son negativos indicando que el océano en febrero está absorbiendo el exceso de CO2 presente en la atmósfera. Las diferencias observadas son debidas principalmente a cambios en la temperatura y a la presencia de agua que afloran cerca de la costa rica en CO2).

Esto prueba la necesidad de obtener datos detallados de regiones costeras para mejorar los modelos de cambio climático y acidificación oceánica, ahondado en la necesidad de expandir de las redes de observación que monitorean el cambio global. Este taller ha reunido a científicos de todo el mundo y ha permitido hacer un repaso por el estado actual de la acidificación de los océanos, así como explorar el desarrollo de capacidades que permitan comprender mejor su impacto y su grado de amenaza para la salud y la sostenibilidad de los ecosistemas marinos.

Así, Loro Parque y Loro Parque Fundación, a través de CanBIO, contribuyen al conocimiento de la comunidad científica internacional con información que permite interpretar los efectos que el cambio global producirá en los organismos marinos de, en este caso, Canarias y la Macaronesia. De esta manera, la región se convertirá en un referente mundial, al aportar datos relevantes sobre el cambio climático aplicables también fuera de esta zona.

Nueva derrota de Free Morgan Foundation en el Parlamento Europeo

Sin categoría Sin comentarios »

Recientemente, el Comité de Peticiones del Parlamento Europeo cerró, de manera definitiva, la petición iniciada por Mathew Spiegel e Ingrid Visser –Free Morgan Foundation-, con la que pretendían demostrar que el permiso CITES de la orca Morgan estaba siendo usado de forma incorrecta.

En el año 2015, Free Morgan Foundation (FMF) comenzó una acción enviando cartas a diferentes autoridades CITES acusando a Loro Parque y a sus expertos de ignorar la Ley o de quebrantarla de forma voluntaria. Según FMF, el permiso CITES de Morgan se había expedido para uso científico y eso impedía cualquier otro uso de Morgan: educativo, reproductivo, etc.  Cuando Free Morgan Foundation comenzó a recibir las cartas de las distintas autoridades CITES diciendo que no tenían razón y que Loro Parque estaba interpretando correctamente el permiso CITES, en lugar de reconocer su error, optó por ocultar esas respuestas y continuar su alocada campaña. La respuesta de la autoridad CITES española fue muy clara y seguramente esa es la razón por la que la mantuvieron oculta: “(…) no hay ninguna limitación para que Morgan pueda criar (…)”.

En Holanda, FMF insistió con las autoridades CITES holandesas, que rechazaron su interpretación en dos ocasiones, así que en 2017 decidió iniciar un contencioso administrativo contra el gobierno holandés. El año pasado, la Justicia holandesa volvió a decirle a FMF que no tenía razón y, en lugar de admitir que estaban equivocados, recurrieron la sentencia, por lo que volverá a haber una vista de apelación a finales de mayo de este año.

Pero la obsesión de Free Morgan Foundation fue más allá y en 2018 presentaron una petición al Parlamento Europeo para cambiar los formularios CITES que se usan en toda la Unión Europea, argumentando que el caso de Morgan acreditaba que no se ajustaban a las normas. Ya en junio del pasado año, la Comisión Europea respondió que esa petición no tenía fundamento y que no existían razones para cambiar el formulario, pues se ajustaba a las regulaciones de CITES. Pero, desafortunadamente, una falta de quórum en la comisión hizo que la petición quedara abierta y se solicitara más información tanto a CITES España como a la Comisión Europea.

La respuesta enviada por la autoridad CITES española a la Comisión de Peticiones fue contundente: en relación a la situación legal de Morgan, “(…) no se ha detectado ninguna incorrección ni en el contenido del certificado ni en la aplicación de reglamento (CE) 338/97”. Y aún más, “Loro Parque cumple con los requisitos exigidos tanto de instalaciones adecuadas para el mantenimiento del ejemplar como de condiciones indicadas en el certificado de uso comunitario”. En cuanto a la respuesta de la Comisión Europea, fue igualmente contundente: “los peticionarios dicen que el caso de Morgan es solo un ejemplo para ilustrar problemas más generales del certificado, (…) pero no han proporcionado evidencias de ningún otro caso”.  Y concluyen: “los peticionarios no han proporcionado ninguna evidencia de problemas estructurales significativos en la aplicación de las normas en vigor”.

Dicho de otra forma, señores de Free Morgan Foundation, cuando la Justicia Holandesa, las autoridades CITES y el Parlamento Europeo les dicen que están equivocados, es porque están ustedes equivocados. Por favor, dejen de obsesionarse con Morgan y dediquen sus esfuerzos a proteger a las poblaciones amenazadas de orcas. Ya está bien de hacer perder el tiempo y los recursos a las instituciones españolas, holandesas y europeas.