Consecuencias premeditadas e impremeditadas del nuevo decreto francés sobre el mantenimiento de los cetáceos en el zoológico

información Añadir un comentario

Cetáceos mantenidos de acuerdo con la legislación zoológica francesa y la mejor práctica profesional

  • Los parques zoológicos en Francia están autorizados por el gobierno para actuar siguiendo las inspecciones que garanticen el cumplimiento de la Directiva de la UE para los Zoológicos 1999/22 y requisitos específicos impuestos por la ley francesa bajo el decreto del 25 de Marzo 2004. Así mismo, los parques deben cumplir adicionalmente con requisitos detallados bajo el decreto de 1981 sobre mantenimiento de cetáceos.
  • Los tres parques en Francia que actualmente tienen y exponen delfines mulares – Planete Sauvage, Park Asterix y Marineland Antibes (que además también tienen orcas) – están dotados de la pertinente licencia por parte de las autoridades francesas. Adicionalmente son miembros acreditados de European Association for Aquatic Mamals (EAAM*) cumpliendo con las practicas profesionalmente más destacadas acorde a los estándares & directrices para los delfines mulares.

Delfines en los Zoológicos de EAAM/EAZA son una población prospera y autosuficiente

  • Actuando bajo los estándares & directrices de la EAAM y a través de la cooperación obligatoria de un programa de gestión de especies elaborado por la European Association of Zoos and Aquariums (EAZA*), los parques EAAM han conseguido una población independiente (para más de los próximos 100 años) de delfines mulares en Europa. La salud y el bienestar de los delfines bajo el cuidado humano esta corroborado por el mero hecho de que viven en promedio mucho más en parques zoológicos acreditados que en el medio salvaje y se reproducen. De hecho, actualmente más del 70% de delfines en parques EAAM han nacido bajo los cuidados humanos. Desde hace más de veinte años, en Francia, no han sido capturados delfines del entorno natural para su exhibición. Debido a su relativa longevidad en los zoológicos, no obstante, los animales que fueron capturados de la naturaleza hace muchos, muchos años, aún siguen vivos y se encuentran perfectamente. De los 28 delfines, actualmente existentes en Francia, 22 de ellos han nacido en el zoológico. De los 97 delfines nacidos en zoológicos europeos desde 2005 a 2015, 15 de ellos han nacido en Francia.

Los Parques apoyan la modernización del decreto sobre mantenimiento de cetáceos

  • Representantes de los parques zoológicos franceses están de acuerdo que el Decreto 1981 está obsoleto y por ello colabora desde hace dos años, un grupo de trabajo con las mejores intenciones, para facilitar una revisión positiva del decreto basado en pruebas científicas revisadas por homólogos, información técnica, las mejores prácticas profesionales, y experiencia directa realizada con éxito con cetáceos, que se encuentran bajo el cuidado de humanos – desde el la perspectiva de salud y bienestar de los animales.
  • El objetivo declarado del grupo de trabajo establecido para examinar el Decreto 1981 fue para facilitar los requisitos que aseguran un nivel alto en el mantenimiento y cuidado de los cetáceos y cumplir con los requisitos biológicos y de salud necesarios, además de permitir a los animales que puedan comportarse de forma natural.
  • Se ha conseguido un gran progreso, no obstante, ciertas propuestas no estaban basadas en las necesidades animales o en la ciencia y debido a esto es técnicamente imposible de lograr.

El Decreto abandona el enfoque del bienestar animal y apunta a cerrar las instalaciones de cetáceos en Francia

  • En vísperas de la segunda ronda de las elecciones presidenciales, MMe Ségolène Royal, entonces Ministra de Medio Ambiente, Energía y Océanos, emitió una Nota de Prensa, donde anunció haber firmado un nuevo Decreto. Esto parece haber sido realizado sin ningún análisis de impacto sobre el bienestar animal o impactos socio-económicos de las propuestas que no se han considerado. El Decreto fue publicado el 6 de Mayo 2017 y entro en vigor al día después.
  • Evidenciando claramente la naturaleza política de su intervención, la comunicación de prensa afirma que el Decreto fue preparado con la ayuda de varias campañas de derechos de animales y organizaciones con renombre. El ministro insertó infundadamente, en el primer artículo, la necesidad de evitar el “sufrimiento” de los animales – cuando la evidencia demuestra que los animales no están sufriendo sino que están prosperando. Ella incluyo la prohibición de mantener cetáceos y una prohibición total de reproducción en contradicción directa con el propósito original de asegurar comportamientos naturales óptimos.

Los requisitos son extremos, no están basados ​​en pruebas y son imposibles dentro de los plazos de transición

  • El Decreto adoptado requiere de cambios significativos en las instalaciones no adaptadas al bienestar animal. La transformación requerida precisaría del traslado de los animales fuera de sus familias y los espacios naturales, durante la construcción, deberían de ser aprobadas por el gobierno.
  • El tamaño de la piscina debe ser incrementada significativamente, no solo en volumen y profundidad, sino que también este permitida la vista por debajo del agua. Aunque se pudieran obtener las licencias – no es una cuestión sencilla – la dimensión de cambios requeridos no se podrían realizar en los 3 años concedidos.
  • El Decreto prohíbe así mismo el uso de cloro, que es utilizado, en los parques zoológicos, en cantidades pequeñas junto con ozono con la finalidad de eliminar bacterias y asegurar una calidad elevada del agua para los animales.
  • Adicionalmente, el nuevo Decreto elimina cualquier aliciente para realizar todo tipo de inversión que pudiera ser necesaria o incluso mejoras voluntarias de formación o programas de conservación relacionados con estos embajadores del océano tan importantes, debido a que incluye una nueva y extensa prohibición sobre conservación de cetáceos.

La prohibición de mantener cetáceos obliga al cierre, no a la inversión a favor de los animales

  • La prohibición de gran alcance sobre cetáceos en Francia está constituida por la privación de mantener cetáceos, que no sean los que actualmente se encuentren en los parques, a partir de la fecha del Decreto y posterior prohibición de reproducción aunque sea de los animales existentes.
  • La prohibición significa que desde el 7 de Mayo 2017 cetáceos no varados puedan ser rescatados y rehabilitados en Francia.
  • El Decreto también condena a los delfines y orcas que se encuentran actualmente en parques franceses, debido a que no está permitido comprar cetáceos de otros parques fuera de Francia, aunque fuese necesario para crear grupos sociales apropiados. Esto significa que los zoológicos franceses están obligados a cuidar los animales actualmente existentes hasta que sus muertes por la disminución, estática y, con el tiempo, debido a los grupos sociales potencialmente disfuncionales.
  • Igualmente, sin una cooperación bidireccional, las instalaciones francesas no pueden pedir el apoyo de que otros zoos para que alberguen a los cetáceos actualmente existentes en los parques franceses mientras duren las construcciones requeridas en el Decreto.

El Decreto bloquea la cooperación de la UE por el interés de los animales y produce un impacto en la población de la UE

  • La prohibición no solo condena a los cetáceos abuelos en Francia, sino que también tiene un impacto contraproducente para la población de cetáceos, bajo el cuidado humano, dentro de los parques zoológicos europeos, debido a que los animales en Francia serán efectivamente eliminado del grupo genético de delfines mulares, gestionado a nivel europeo, para el beneficio de la población total europea.

El cese de las exhibiciones de cetáceos perjudica tanto a la educación, al turismo como a la economía local

  • Ni los delfines mulares como ni las orcas son especies en peligro de extinción, ellos son unos potenciales embajadores y punto de enfoque para la educación pública sobre el estado de los océanos y mares del mundo y los impactos por parte de los humanos sobre ellos y sus habitantes. Sin estos iconos de los océanos, los parques no podrán continuar con sus programas de conservación y educación en beneficio del público francés y de los muchos turistas que visitan los parques
  • Más de 1000 personas están directamente o indirectamente empleadas como resultado del mantenimiento de cetáceos en los parques franceses. Estas cifras son de empleados profesionales fijos así como también empleos a tiempo parcial en temporada alta por parte de estudiantes. Los visitantes del parque también contribuyen a la economía local, porque favorecen al negocio de los hoteles cercanos, restaurantes y otro tipo de negocios.
 

En breve, la combinación de nuevos requerimientos con los plazos, que se solapan con la prohibición y la reproducción de los cetáceos amenaza la posibilidad de mantener los programas de mamíferos marinos, incluyendo el mantener a los delfines – precisamente el objetivo político del Ministro anterior y sus colaboradores no gubernamentales.

El Decreto debe ser invalidado, y como resultado, el Decreto 1981 permanecería estando vigor. Una revisión seria, basada en evidencias debe de realizarse, para identificar los aspectos del Decreto 1981, que deberían de ser actualizados. Todo tipo de revisiones deben de ser realizadas de acuerdo con los intereses de los animales y pruebas científicas para garantizar que el mantenimiento de cetáceos en Francia está en consonancia con las mejores prácticas profesionalmente testadas y permita continuar la cooperación con parques zoológicos europeos.

Dejar una respuesta