Distinguir las creencias personales del conocimiento científico para mejorar el bienestar de las orcas – un comentario

información Añadir un comentario

Impugnamos la publicación de Marino et al. (2019) sobre el bienestar de las orcas en cautiverio (Orcinus orca) debido a las tergiversaciones de los datos disponibles y al uso de citas que no respaldan las afirmaciones. Marino et al. tergiversan los conceptos de respuesta al estrés y citan erróneamente estudios que parecen apoyar las creencias filosóficas de Marino et al. en relación al eje hipotálamo-pituitario-suprarrenal de los cetáceos.

Para que quede claro, estas tergiversaciones no son diferencias de opinión científica, ya que las conclusiones de los autores carecen de base científica. Una revisión más extensa de las citas de Marino et al. revela una escasez de pruebas empíricas que apoyen sus afirmaciones. Además, el enfoque de Marino et al. sobre el bienestar animal no es coherente con los enfoques veterinarios convencionales sobre el bienestar de los animales, incluida su aparente oposición al uso de intervenciones veterinarias preventivas y terapéuticas.

Si bien Marino et al. sostienen que las necesidades cognitivas y espaciales de la orca impiden la gestión de esta especie bajo cuidado humano, la tergiversación de las citas utilizadas para apoyar esta opinión invalida sus argumentos. Las interpretaciones engañosas de los datos relativos a las necesidades cognitivas y emocionales de las orcas, así como las comparaciones engañosas y no sustentadas con los estados que experimentan los seres humanos con trastorno de estrés postraumático y otras condiciones, representan una serie de estrategias utilizadas para tergiversar los conocimientos relativos al bienestar de las orcas. Estas tergiversaciones y falacias son incompatibles con las normas éticas científicas de las revistas creíbles y revisadas por pares (ICMJE, 2018) y constituyen barreras al discurso riguroso y a la identificación de estrategias para optimizar el bienestar de las orcas.

Las afirmaciones del artículo no son más que una compilación de declaraciones filosóficas concluyentes. También nos gustaría mencionar que manuscritos como el de Marino et al. hacen un gran daño a los campos de la psicología comparativa y a la ciencia del comportamiento en su conjunto.

Acceso al documento completo aquí:
https://escholarship.org/uc/item/6cj9473p

Tipo de tergiversaciónEjemplos seleccionados [números de página en Marino et al. (2019) entre paréntesis]
FabricaciónMarino et al. declararon que «los antibióticos profilácticos prescritos con regularidad antes de realizar incluso trabajos de reparación menores en el estadio adyacente a su tanque» (pág. 17) se produjeron para una orca solitaria en una sola instalación, basándose en una autocita inédita (Visser, 2016). La autocita de Visser (2016) tenía una sola mención de una reparación en el estadio de la ballena, y ningún antibiótico parece estar listado en el documento. (Véase el Apéndice 1 para más información).
DistorsiónMarino et al. declararon que los cetáceos «se adhieren al modelo clásico de HPA» (pág. 13), mientras que las referencias citadas declaran lo contrario (para un análisis completo, véase la sección anterior: Falacias en el argumento de Marino et al. de que las orcas bajo cuidado humano sufren de estrés crónico).
Marino et al. hicieron un mal uso de una cita sobre el uso de objetos novedosos para el enriquecimiento ambiental (Sambrook & Buchanan-Smith, 1997) para apoyar una afirmación de que «uno de los mayores factores de estrés en la vida de los animales en cautiverio es su incapacidad para controlar la mayoría de los aspectos de su entorno y sus vidas» (p. 17). Sambrook y Buchanan-Smith (1997) no usaron la palabra «estresante», y el «estrés» solo se incluye en la lista de citas de Sambrook y Buchanan-Smith.
Marino et al. afirman que «La expansión de estas áreas en los cetáceos está posiblemente asociada con funciones cognitivas y sociales de alto nivel como la atención, la predicción, la conciencia social y la empatía» (pág. 3). Ninguna de las citas utilizadas apoya esta afirmación. Una de las citas utilizadas (Allman y otros, 2005) se refiere al autismo en los seres humanos. El segundo documento (Hof et al., 2005) es una autocitación, en la que las palabras «atención», «predicción», «conciencia social» o «empatía» no aparecen con una búsqueda electrónica del texto.
OmisiónMarino et al. afirman que «la ulceración gástrica suele ser causada por un estrés prolongado, además de estar asociada a la bacteria Helicobacter pylori (Nomura y otros, 1994)» (pág. 8). Sin embargo, Marino y otros no citaron el extenso número de publicaciones relacionadas con Helicobacter posteriores a Nomura y otros (1994) que indican que el organismo es generalmente comensal (no patógeno) y que también se encuentra en cetáceos sanos en libertad (para más información véase la sección anterior: ¿Se satisfacen las necesidades físicas de las orcas bajo el cuidado humano?).
“Cherry picking” (falacia de evidencia incompleta)En la sección de Marino et al. sobre la conciencia de sí mismo (pág. 5) no se reconoce que la comprobación de contingencia se encuentra en muchas especies que nunca pasan la prueba de la marca (Anderson y Gallup, 2015; Clary y Kelly, 2016), y que 9 especies de peces (wrasse cleaner, Labroides dimidiatus) muestra tanto la comprobación de contingencia como la prueba de la marca (Kohda y otros, 2019).
Vividez engañosaEl uso de términos como «comercio» (pág. 2), «tanques de hormigón» (págs. 1 a 3, 10, 14 a 19), y «trucos» (en lugar de conductas entrenadas con fines de cría o enriquecimiento) (pág. 18), «peces muertos» (pág. 11), y pulpas dentales «necróticas, infectadas o hiperplásicas» (pág. 11), tiene por objeto evocar connotaciones emocionales negativas.
Referirse a la descendencia de las orcas en la infancia (pág. 7) invoca una asociación basada en el ser humano en lugar de permanecer objetivo. Esto contrasta con publicaciones anteriores del JVB, en las que los cerdos de producción se alojan en «cajas individuales» (Oelke et al., 2018), el salmón atlántico (Salmo salar) en «sistemas de transporte» para la acuicultura (King, 2009), y los perros de terapia de trabajo estudiados en entornos de hospitales ambulatorios (Clark et al., 2019). Análogamente, los animales no domésticos mantenidos como mascotas o para exhibición se alojaron en jaulas (loros grises como mascotas, Psittacus erithacus; Greenwell & Montrose, 2017), los guepardos (Acinonyx jubatus) y los tigres (Panthera tigris) se mantuvieron en recintos (Phillips et al., 2017), serpientes en recintos o viveres (Warwick et al., 2019), gorilas (Gorilla gorilla gorilla) en hábitats interiores (Fuller & Allard, 2018), y delfines (Tursiops truncatus) alojados en instalaciones abiertas y cerradas (Ugaz et al., 2013).
“Snow job” (acto engañoso)Amplio debate sobre la encefalización, la expansión cerebral, el sistema límbico, la regulación sensorial, la conciencia de sí mismo, la emoción y otra información (págs. 2 a 6) que no aborda específicamente la cuestión de si las orcas experimentan una angustia crónica que compromete su bienestar.
Vinculación del bienestar de las orcas con los ataques de las orcas a los humanos (págs. 10, 33, 34) cuando son cuestiones distintas.
Sacar su propia conclusión/saltar a la falacia de las conclusionesLa extensa lista de enfermedades médicas y dentales de Marino et al. (págs. 8 a 11) con descripciones de tratamientos que pueden tener la intención de evocar connotaciones negativas. Esto contrasta con el contexto y la consideración de cómo se ve el cuidado médico y dental para los humanos y otras especies, así como para las enfermedades no tratadas en las orcas en libertad.
Falacias “red herring” (utilizado para desviar la atención de la cuestión real)A continuación se enumeran cuatro tipos.
Apelación a la emociónLa referencia a las experiencias emocionales negativas del trastorno de estrés postraumático (pág. 16), la impotencia aprendida (pág. 18) y otras preocupaciones psicológicas de los humanos sin documentación sobre los estados afectivos de las orcas es engañosa y carece de razonamiento válido.
Apelación a las consecuenciasMención a los raros ataques de orcas a los cuidadores (pág. 10) en lugar del reconocimiento de los vínculos entre humanos y orcas o la vinculación con las consecuencias para el bienestar animal.
Apelación a la naturalezaMarino et al. argumentaron que las orcas deben estar sufriendo de respuestas de estrés inadaptadas (p. 13) debido a la ausencia de oportunidades para viajar largas distancias, en lugar de considerar los elementos de por qué las orcas viajan (por ejemplo, para buscar alimento) y cómo las necesidades relevantes de los animales podrían ser atendidas bajo cuidado humano.
Falacias de asociaciónCorrelacionando el comportamiento de los carnívoros y las orcas (p. 16) porque ambos consumen otros animales, en lugar de tener en cuenta diferentes factores ambientales y de otro tipo.

Dejar una respuesta