Medios internacionales se hacen eco de la publicación científica en la que se basa la iniciativa que lidera Loro Parque Fundación para establecer una moratoria de sonar militar en la Macaronesia

Sin categoría Añadir un comentario

 

Medios internacionales, entre los que se encuentran ‘The Independent’, ‘Daily Mail’ o ‘The Japan Times’, se han hecho eco recientemente de la publicación en la que se basa la iniciativa para establecer una moratoria de sonar militar en la Macaronesia que lidera Loro Parque Fundación, y que fue presentada el pasado mes de noviembre en el marco de la celebración del XIV Foro Internacional de Conservación de la Naturaleza. Los diarios han difundido, así, la demanda de la comunidad científica de prohibir el uso del sonar militar como solución a los varamientos masivos de cetáceos.

Esta petición está basada en un estudio que evidencia el vínculo entre los varamientos de cetáceos –además de diversas lesiones- con maniobras navales y el ruido del sonar, que ha motivado también la iniciativa de Loro Parque Fundación de extender la moratoria de sonar militar de media frecuencia, que actualmente está en vigor en Canarias, a toda la Macaronesia.

El proyecto, que cuenta con el apoyo unánime del Gobierno de Canarias y de los europarlamentarios de las Regiones Ultraperiféricas Europeas, busca proteger a los cetáceos de los cambios de comportamiento generados por la exposición al sonar y redundará, en consecuencia, en la reducción de las lesiones y los varamientos que se relacionan directamente con maniobras navales en aguas de la Macaronesia.

Éxito demostrado en las Islas Canarias

Siguiendo la recomendación de una resolución del Parlamento Europeo, el Gobierno español estableció una moratoria en el uso del sonar naval en Canarias en noviembre de 2004. Durante los 14 años que han transcurrido desde que se tomó esta decisión, no han sucedido varamientos masivos atípicos en las Islas, lo que prueba su eficacia como medida de mitigación.

La expansión de la moratoria al resto de los países en la región implicaría la protección efectiva de más de 3,5 millones de kilómetros cuadrados, lo que representa el 85% de este punto caliente de biodiversidad para cetáceos que es la Macaronesia.

Dejar una respuesta