Pseudociencia “ineficaz” y “sin sentido” sobre los dientes de las Orcas

Sin categoría Añadir un comentario

Killer whale (Orcinus orca) opens mouth and waits for fish

Fuente: http://www.huffingtonpost.de/philipp-j-kroia/zahnlose-pseudo-wissenschaft-zu-orca-zaehnen_b_18492062.html

“Los dientes de las Orcas” – tópico bien conocido dentro de la industria de los derechos de los animales. Una y otra vez,  se menciona nuevamente y se intenta explotar la falta de conocimiento en este sentido de muchos amantes de los animales con el único propósito de volver a presentar acusaciones ya refutadas.

LOS DIENTES DE LAS ORCAS EN SU HÁBITAT NATURAL

Los dientes de las orcas tienen otro tipo de construcción que la de los dientes humanos, no solo en tamaño y forma. Los dientes de las orcas, debido al tipo de consistencia, tienen un desgaste más rápido. Las orcas en libertad, que se alimentan a lo largo de su vida principalmente de tiburones, terminan desgastando las muelas a ras de las encías y a consecuencia de eso a veces mueren de una forma bastante mísera. Pero incluso las orcas en su hábitat natural, que basan su dieta en comer otros peces, muestran así mismo un desgaste significativo de los dientes, al igual que se puede observar en los ejemplares que se ven en cautiverio.

¿Por qué se desgastan los dientes? Las orcas no tienen manos. Y sus aletas las utilizan para otros fines, no son equivalentes a las manos humanas a pesar de encontrarse en una posición anatómicamente parecida. Las orcas utilizan su boca como herramienta de reconocimiento de su entorno. La lengua y los dientes son necesarios para explorar el medio que les rodea. Esto les causa un desgaste de los dientes. Si cuando vayan a un museo y observen un esqueleto de orca, siempre y cuando no haya sido nada modificado en su estructura, podrán ver los dientes desgastados, dañados e incluso algunos que les falten. Cualquiera que visite la sala de exposición del Museo Naturalis en Leiden tendrá la posibilidad de ver el esqueleto de orca. El Museo del Mar del Norte Bremerhaven ha dejado al Museo del Azúcar en Berlín un diente de orca completamente corrompido por una caries. Muy famoso es el esqueleto de Old Tom, donde se puede observar estos daños perfectamente.

Cualquiera que tenga la oportunidad de ver los dientes en la necropsia de animales varados tendrá dificultades para encontrar una hilera perfecta de dientes. Particularmente impresionantes son las fotos de A. Kitchener. Las fotos en el Museo Nacional de Escocia muestran la mandíbula de animales varados. Bajo el número de registro NMS.Z.2015.142.78 se encuentra un macho semiadulto, que carece completamente de siete dientes en la mandíbula inferior izquierda y tres dientes en la mandíbula inferior derecha, tiene caries profundas muy visibles. En la mandíbula superior le faltan un total de 9 dientes y algunos están muy erosionados. Una hembra (NMS.Z.2016.118) no tenía, en absoluto, dientes en la mandíbula superior, como si nunca hubiese tenido, y el resto claramente se borró. Estos son solo dos ejemplos de los muchos constatados.

Por cierto, esas hileras de dientes no son problema exclusivo en las orcas en libertad, ya que también es algo que sucede a otro tipo de delfines. Ya en 1977 se describió científicamente que las enfermedades dentales pueden ser consideradas como bastante normales en los mulares en libertad e incluso para los que habitan en cautividad.

Dientes de orca en cautiverio

La diferencia principal es que a los animales en cautividad se les puede tratar los problemas dentales, mientras que a los que habitan en su medio natural no. A diferencia de cuando viven en la naturaleza, las infecciones u otras enfermedades raras que pudieran aparecer, son resueltas y tratadas de forma inmediata. Para los animales, este tratamiento es menos estresante que para la mayoría de las personas cuando van al dentista, debido a que la atención dental se integra en una actividad en la que participan voluntariamente.

En Loro Parque, se les limpian a los animales los dientes de forma regular, no con un cepillo, sino con un chorro de agua a presión. Este sistema les parece agradar a los animales, ya que se colocan fuera del agua voluntariamente para que los entrenadores les puedan limpiar los dientes. De este modo, a pesar de que los dientes estén sometidos a un desgaste – al igual de los que viven en libertad – aunque quizás de una forma inusual, si están controlados y por lo tanto más sanos. Actualmente, ningún animal que habite en el Loro Parque padece ninguna enfermedad de esta índole; muchos de sus semejantes que habitan en libertad ya les gustaría ocupar su lugar. Sería casi sorprendente ver una fila de dientes impecable en todos los animales.

Respecto a SeaWorld no puedo hacer ningún tipo de comentario por el momento, debido a que no he tenido la posibilidad de observar los dientes de estos animales, tampoco tengo el conocimiento exacto de cuáles son las medidas que reúnen para el cuidado dental o el estado de salud. Pero, en Loro Parque, si he tenido la oportunidad como periodista independiente,  poder observar a los animales de cerca y comprobar el cumpliendo con todos los estándares de seguridad. Esta foto instantánea de la matriarca líder Kohana fue tomada durante una sesión de alimentación.

Actualmente, Kohana tiene 15 años y, en comparación con otras Orca matriarcas, tanto que habitan en la naturaleza y/o en cautiverio, tiene una dentadura perfecta para su edad. Tanto el veterinario insitu como y una veterinaria externa, pudieron confirmarme personalmente que ningún animal tenía problema de salud.

Pseudociencia de activistas por los derechos de los animales

Ingrid Visser, que ocasionalmente visita Loro Parque y es una de las autoras de un estudio muy dudoso sobre los dientes de orca, no ha tenido autorización para haber examinado o haber hecho fotos especificas de las orcas, al igual que cualquier otro visitante. Sería una negligencia permitir acercarse a los animales a una persona que promueve la petición, de que la cariñosa Orca Morgan, debería estar mejor muerta que vivir en el Loro Parque.

Expertos y científicos autónomos, siempre y cuando no estén relacionados con ella, que ha echado por la borda una carrera científica prometedora a cambio del difundir populismo sobre Orcas en cautividad o con otros activistas de  la misma índole, por supuesto, que se les permite examinar a las orcas de forma profesional. Ninguna persona con una reputación seria ha realizado en ningún momento un montaje sobre la situación dental. Por todo ello y consecuentemente, Loro Parque ha obtenido la mejor calificación por parte de la auditoría prestigiosa e independiente que otorga el certificado Humane.

Naturalmente, aquellos que utilizan la desinformación para atraer a los donantes de buena fe con el objetivo de obtener donaciones para su beneficio afirman lo contrario. Cuatro de los cinco autores del artículo que acabamos de mencionar anteriormente “El Daño de los dientes en orcas en cautiverio (Orcinus)” son activistas defensores de los derechos de animales pero ninguno de ellos es o bien veterinario o experto en el area de mantenimiento de las Orcas. La industria de derechos de los animales está representada por dos deshonrosamente despedidos ex-entrenadores de SeaWorld, un autor de los derechos de animales y una bióloga que se descalifica constantemente ella misma. La única persona que puede demostrar una calificación académica en este campo es Carolina Loch (Santos da Silva) – aunque no es veterinaria. Y ha estado involucrada en este estudio, exponiéndose a la burla de los científicos serios y de prestigio. ¿Por qué?

A diferencia de los estudios dentales realizados por expertos de buena reputación, estos animales nunca fueron examinados por veterinarios por parte de los autores de este estudio realizado. Los activistas de los derechos de los animales simplemente fueron a los parques y tomaron fotografías, como puede realizarlas cualquier espectador (a varios metros de distancia).  Y en base a estas fotos, se realizó una evaluación por no expertos. Pueden imaginarse que cuando van al dentista, les toma una foto a distancia y con ello le facilita la evaluación y diagnostico. Esto no lo haría ningún odontólogo serio.

Con ello, cualquiera puede entender que esta pseudociencia es bastante ineficaz, ya que  no puede hacer declaraciones representativas. Simplemente por sus acciones no vale ni el papel en el cual se imprimió. Los activistas tratan siempre de ocultar y empujan la publicidad del estudio hacia arriba para persuadir a los donantes. De todas formas, pensar que el dinero duramente ganado por inocentes sea donado a organizaciones muy poco transparentes, porque en la industria de los derechos de los animales se gana muy bien, no es de extrañar que los altos cargos directivos tengan unos ingresos anuales desorbitadamente altos. Escándalos de esta exagerada dimensión hacen sonar sin duda las arcas y en última instancia son lucrativos para los populistas por el gasto final.

¿Qué queda?

Excepto por un poco de publicidad de marketing, este estudio no aporta nada. Cualquiera que mencione como soporte como evidencia en el mundo profesional será castigado mal. No se utiliza, excepto en los círculos de derechos de los animales, porque para algo más que el populismo, simplemente no es lo suficientemente serio. Si Loch alguna vez podrá volver a trabajar de manera respetable, después de que ella se haga llamar así por esta ridiculez, uno debe esperar. Es extremadamente vergonzoso sin un veterinario, los animales cuidadosamente examinados para dar evaluaciones de la perspectiva del espectador sobre la salud de los animales y luego quieren vender eso como una ciencia. Las personas que han estado mínimamente relacionadas con el asunto también lo saben.

El mundo zoológico estará ocupado durante un tiempo con este estudio, debido a mantendrá ocupado este estudio durante un tiempo, ya que los enemigos de los zoológicos lo desenterrarán una y otra vez. Loro Parque ya ha transmitido la información al respecto. Dado que los activistas siguen sacando este tema de forma constante, y fue desmentido aportando la información requerida durante mucho tiempo a través del canal de Zoos.media YouTube, poniendo este tema, se ha desmentido durante mucho tiempo en el canal de Zoos.media YouTube, que público un video de “dolphinaria.truth”:

Ya veremos cuánto tiempo van a continuar recreándose los activistas por los derechos de los animales con este argumento ya refutado y cuantos artículos, videos y publicaciones en blogs más habrá. Pero, no por insistir, eso está claro, y por mucho que repitan los activistas de los derechos de animales las mismas mentiras e intenten probar la Pseudociencia “ineficaz” e sin sentido se va a convertir en verdad.

Dejar una respuesta