Carta abierta a PETA

PETA insiste, una vez más, en la necesidad de liberar a la orca Morgan y a su hija Ula y hablan en todas sus publicaciones de que ambas viven en una cárcel. Ahora, además, hablan de que Ula está muy enferma. Es cierto que la más pequeña de la familia de Orca Ocean ha estado enferma, pero los miembros de PETA, que nunca han hecho nada más que crear campañas publicitarias falsas y gestionar refugios de perros donde se los mata en horas, ni siquiera pueden imaginarse el gran esfuerzo, la dedicación y el amor que han puesto los cuidadores y entrenadores y, sobre todo, el equipo de veterinarios, para cuidarla 24 horas al día durante varias semanas. Gracias a todos ellos, hoy Ula está bien, jugando con el resto de orcas, y ya no hay rastro de la enfermedad intestinal que sufrió las semanas pasadas.

Es realmente increíble que PETA insista en la idea de liberar a Morgan y “devolverla” al mar, de donde fue salvada por un equipo del Delfinario de Harderwijk, en Holanda, tras ser hallada moribunda. Sabemos que Morgan perdió su capacidad auditiva y, en consecuencia, no puede ecolocalizar, por lo que, si la dejáramos sola en el mar, estaríamos abandonándola ante una muerte segura. Además, también se ha demostrado que encontrar a su familia es absolutamente imposible.

Y esos santuarios de los que habla PETA, en los que retirar a los animales como Morgan, simplemente no existen. O, si existen, les invitamos a que nos digan dónde están. Porque, hasta el momento, solo conocemos uno, ubicado en Islandia que solamente mantiene belugas, y ni siquiera eso, porque durante el largo invierno las belugas vuelven a unas piscinas de hormigón muchísimo más pequeñas de las que nosotros tenemos aquí, en Loro Parque. Y ni siquiera están al aire libre, sino en un recinto cerrado y bajo techo.

Así que, para nosotros, una asociación que no hace nada por los animales, más allá de campañas publicitarias falsas sobre algunos ejemplares como Ula y su madre Morgan –que, por cierto, aquí tienen una buena vida, están bien cuidadas y perfectamente atendidas en el caso de presentar alguna enfermedad- solo puede dirigir a los animales por el mismo camino por el que han llevado a los miles de perros que han matado en sus “refugios”: hacia una muerte segura.

Además, gracias al trabajo científico que se lleva a cabo en instituciones como Loro Parque, se han hecho grandes trabajos que pueden favorecer la conservación de las poblaciones salvajes. El último ha sido una investigación ha logrado establecer con precisión la edad de los odontocetos a partir de un sencillo análisis de su ADN.

En cuanto a PETA, solo podemos decir que reciben donaciones por valor de 60 millones, pero gastan 59,2 en salarios y en vivir una buena vida, mientras que invierten en proyectos una cantidad verdaderamente ridícula. Loro Parque, sin embargo, a través de Loro Parque Fundación, ha invertido casi 23 millones de dólares en más de 200 proyectos en los cinco continentes, gracias a lo que ha logrado salvar a 10 especies de loros de la extinción. Las cifras hablan por sí solas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable LORO PARQUE, S.A..
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  LORO PARQUE, S.A..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web usa cookies para mejorar su experiencia en nuestra web.    Configuración
Privacidad