¿Cuál es la mejor opción para los cetáceos alojados en parques zoológicos?

Cita del presidente:
“Es frustrante y agotador presenciar las peticiones mal informadas sobre la liberación de cetáceos que se encuentran bajo cuidado humano a la naturaleza o su colocación en santuarios marinos, por lo que a continuación se explica de forma detallada por qué esto es imposible”.

Los críticos de los parques zoológicos están tratando desesperadamente de eliminar el
hecho de tener delfines y orcas bajo cuidado humano, utilizando campañas de despresti-
gio sin fundamentos científicos. Esto no es consecuencia de una preocupación real por el
bienestar de los animales, ni de un interés por mejorar su vida en los entornos zoológicos.
Se trata simplemente de la estrategia de personas y organizaciones que odian los zoológi-
cos y quieren destruirlos a toda costa.
Al analizar las opciones para los cetáceos bajo cuidado humano, solo existen estas tres
alternativas:

  1. Ser liberados en el mar.
  2. Ser alojados en un Santuario Marino.
  3. Continuar viviendo en un delfinario moderno.

Le invitamos a familiarizarse con lo que implica cada una de estas opciones.

Opción 1: Ser liberados al mar:

• Ninguna organización puede garantizar la supervivencia, o incluso el bienestar, de cualquier cetáceo liberado en el mar. No hay información científica que apoye tales reintroducciones, por lo que cualquier intento pondría a los animales en peligro.
• Los animales no podrían sobrevivir porque no tienen experiencia en la captura de su propio alimento. Lo que significa, sin lugar a dudas, que morirían de hambre.
• No hay experiencia con cetáceos criados en zoológicos, salvo el terrible precedente del Santuario SugarLoaf, donde Rick O’Barry liberó dos delfines con las desastrosas consecuencias de que uno estaba muerto a los pocos días y el otro fue rescatado en muy malas condiciones.
• De todos los animales bajo cuidado humano en Europa, aproximadamente el 66% ya han nacido bajo cuidado humano y están acostumbrados a recibir comida, cuidados y enriquecimiento.
• Existe un riesgo de contaminación genética para las poblaciones naturales.
• Algunos científicos también han advertido sobre el hecho de que los cetáceos reintroducidos podrían competir con las poblaciones silvestres por los recursos, y eso podría ser especialmente difícil en zonas donde las presas están siendo sobreexplotadas por la pesca. Esto puede causar potenciales agresiones y conflictos entre especies, aumentando la presión sobre los cetáceos salvajes.

Precisamente para evitar todos estos efectos, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) sólo recomienda las reintroducciones de animales si son necesarias para recuperar poblaciones amenazadas o localmente extinguidas. Por tanto, las reintroducciones por motivos emocionales irían en contra de las reco mendaciones de la mayor federación mundial de organizaciones conservacionistas. La población mundial de delfines mulares (Tursiops truncatus) se estima en más de 600.000 individuos, y no está considerada en peligro en la Lista Roja de la UICN. La población mundial de orcas (Orcinus orca) se estima en más de 50.000 ejemplares y tampoco se considera en peligro de extinción.

Hoy en día, incluso las organizaciones anti-captura se han dado cuenta de que la liberación de los animales en el mar es poco realista, y han cambiado su estrategia para solicitar el realojamiento de los cetáceos en entornos más naturales, los llamados Santuarios Marinos.

Opción 2: Ser alojados en un Santuario Marino

El problema fundamental de los santuarios marinos para orcas y delfines es que no existen.

  • Actualmente, el único santuario operativo (exclusivo para belugas) es el Santuario de Belugas de SeaLife en las islas Vestmannaeyjar (Islandia). Dos belugas fueron trasladadas desde un parque acuático de Shanghái en junio de 2019 y fueron mantenidas en una pequeña piscina de cuarentena durante un año para su aclimatación. En agosto de 2020, fueron finalmente reubicadas en el santuario de 35.000 metros cuadrados, pero después de sólo cuatro meses fueron trasladadas de nuevo a la pequeña piscina de cuarentena para el invierno.
  • El hecho es que hoy en día las belugas permanecen en la pequeña piscina de cuarentena y SeaLife está planeando traerlas de vuelta al Santuario no antes de la primavera de 2022. Sin embargo, no volverán al santuario original, sino que serán colocadas en un nuevo “hábitat” intermedio que se está construyendo ahora y que sólo representa el 6% de la superficie disponible, es decir, 2100m2. Sólo para comparar, en Orca Ocean tenemos 7000m2.
  • Si la idea romántica de las organizaciones anti-captura de que las condiciones naturales y el enorme tamaño del santuario mejorarán automáticamente el bienestar de los cetáceos es correcta, ¿por qué las belugas del Santuario Beluga SeaLife han sido reubicadas en una pequeña piscina de hormigón de cuarentena? ¿Y por qué se ha reducido el santuario original en un 94% para crear una instalación intermedia más pequeña?
  • Esto demuestra claramente que en los santuarios los supuestos beneficios se basan sólo en las emociones y no en la ciencia.

    Hay pruebas de que la reubicación de los cetáceos en un santuario con un espacio mayor que una instalación zoológica acreditada:
  • No mejorará su capacidad de alcanzar la máxima velocidad.
  • No significa necesariamente que los cetáceos vayan a utilizar todo el espacio.
  • No garantiza el aumento espontáneo de su ritmo de natación y buceo.
  • Podría no resultar en una mejora de su bienestar.

No es realista suponer que el simple hecho de dejar a los animales en un santuario a 15 o 20 metros de profundidad en algunas zonas, vaya a hacer que espontáneamente se sumerjan más profundamente y durante más tiempo. Durante la rehabilitación de Keiko (una orca nacida en libertad) se registraron sus inmersiones y el 93% de ellas fueron entre 6 y 26 metros (cuando estaba fuera del corral marino).

Opción 2: Ser alojados en un Santuario Marino

El problema fundamental de los santuarios marinos para orcas y delfines es que no existen.

  • Actualmente, el único santuario operativo (exclusivo para belugas) es el Santuario de Belugas de SeaLife en las islas Vestmannaeyjar (Islandia). Dos belugas fueron trasladadas desde un parque acuático de Shanghái en junio de 2019 y fueron mantenidas en una pequeña piscina de cuarentena durante un año para su aclimatación. En agosto de 2020, fueron finalmente reubicadas en el santuario de 35.000 metros cuadrados, pero después de sólo cuatro meses fueron trasladadas de nuevo a la pequeña piscina de cuarentena para el invierno.
  • El hecho es que hoy en día las belugas permanecen en la pequeña piscina de cuarentena y SeaLife está planeando traerlas de vuelta al Santuario no antes de la primavera de 2022. Sin embargo, no volverán al santuario original, sino que serán colocadas en un nuevo “hábitat” intermedio que se está construyendo ahora y que sólo representa el 6% de la superficie disponible, es decir, 2100m2. Sólo para comparar, en Orca Ocean tenemos 7000m2.
  • Si la idea romántica de las organizaciones anti-captura de que las condiciones naturales y el enorme tamaño del santuario mejorarán automáticamente el bienestar de los cetáceos es correcta, ¿por qué las belugas del Santuario Beluga SeaLife han sido reubicadas en una pequeña piscina de hormigón de cuarentena? ¿Y por qué se ha reducido el santuario original en un 94% para crear una instalación intermedia más pequeña?
  • Esto demuestra claramente que en los santuarios los supuestos beneficios se basan sólo en las emociones y no en la ciencia.

Hay pruebas de que la reubicación de los cetáceos en un santuario conun espacio mayor que una instalación zoológica acreditada:

  • No mejorará su capacidad de alcanzar la máxima velocidad.
  • No significa necesariamente que los cetáceos vayan a utilizar todo el espacio.
  • No garantiza el aumento espontáneo de su ritmo de natación y buceo.
  • Podría no resultar en una mejora de su bienestar.

No es realista suponer que el simple hecho de dejar a los animales en un santuario a 15 o 20 metros de profundidad en algunas zonas, vaya a hacer que espontáneamente se sumerjan más profundamente y durante más tiempo. Durante la rehabilitación de Keiko (una orca nacida en libertad) se registraron sus inmersiones y el 93% de ellas fueron entre 6 y 26 metros (cuando estaba fuera del corral marino).

Opción 3: Seguir viviendo en delfinarios modernos

• Las instalaciones zoológicas modernas cuidan de los cetáceos desde hace varias décadas. Toda la evidencia científica muestra que actualmente tienen una mayor expectativa de vida bajo cuidado humano que en la naturaleza, lo que prueba que reciben un cuidado adecuado y prosperan en los delfinarios.
• La evidencia científica demuestra que las presentaciones de animales, el entrenamiento y las interacciones en cetáceos alojados en zoológicos reducen sus niveles de cortisol, lo que establece claramente que pueden ser considerados una herramienta positiva para el enriquecimiento ambiental. La realización de comportamientos altamente energéticos en las presentaciones proporciona una actividad física comparable a nadar décimas de milla, manteniendo a los cetáceos sanos y en muy buena forma.
• Si consideramos la velocidad máxima que puede alcanzar un cetáceo, las modernas instalaciones acreditadas les permiten acelerar lo suficiente para alcanzarla. Esto se puede calcular fácilmente a partir de la altura de sus saltos, lo que demuestra claramente que no es una limitación.
• Muchas instalaciones zoológicas para orcas tienen profundidades que oscilan entre los 8 y los 12 metros en la mayoría de sus piscinas, lo que está en el rango de las inmersiones no alimentarias de esta especie. Esto demuestra que no es una limitación.
• El agua de las modernas instalaciones acreditadas, como la de Loro Parque, es de máxima calidad. El agua de mar de una zona poco contaminada (como el Océano Atlántico Central) se toma directamente del mar y se filtra previamente para evitar que cualquier patógeno afecte a las orcas, manteniendo el equilibrio natural y las características químicas del agua de mar.
• El uso de pescado congelado de alta calidad es un estándar entre las instalaciones zoológicas, la calidad del pescado se controla de manera que mantenga todos sus valores nutricionales y esté libre de parásitos, patógenos o contaminación. El uso de esta dieta en cetáceos alojados en zoológicos durante más de un siglo es la mejor prueba de que cubre sus necesidades nutricionales.
• Los zoológicos modernos están libres de riesgos ambientales graves, ya que todos ellos tienen planes de contingencia para estar preparados para tormentas, huracanes, inundaciones, terremotos, etc.
• Los efectos negativos de las instalaciones zoológicas en el medio ambiente son muy limitados o inexistentes. Incluso podrían ser positivos si se tienen en cuenta los beneficios potenciales para la biodiversidad. Las instalaciones modernas (como el Loro Parque) cuentan con sistemas de gestión ambiental (ISO 14000, o EMAS) que reducen el impacto ambiental de las actividades operativas y producen todo su consumo energético con fuentes renovables.
• Los sistemas de filtración y el tratamiento de las aguas residuales evitan la liberación de patógenos al medio ambiente y previenen la contaminación de las zonas costeras adyacentes con materia orgánica.

En conclusión, esperamos que quede claro que la discusión sobre tener delfines y orcas bajo cuidado humano no puede ser impulsada por emociones, intereses financieros u otras agendas, sino por una sola y principal prioridad: el bienestar real y el bienestar de cada animal. Además, la amplia experiencia acumulada por los zoológicos modernos en este ámbito contribuye directamente al beneficio de las poblaciones salvajes, convirtiendo a los animales bajo cuidado humano en auténticos embajadores de su especie.

La Fundación Loro Parque es el mejor ejemplo de cómo los cetáceos alojados en zoológicos pueden ayudar a preservar las poblaciones amenazadas de sus homólogos salvajes. Durante los últimos 15 años, la fundación ha fundado investigaciones para preservar una de las poblaciones de orcas más amenazadas del Estrecho de Gibraltar.
Los experimentos de vanguardia realizados con las orcas alojadas en Orca Ocean han sido esenciales para conocer los efectos de los contaminantes en la supervivencia de la especie a largo plazo, y han ayudado a desvelar la dieta de las orcas del Estrecho de Gibraltar, a arrojar luz sobre la audición de la especie y a promover la creación de
un área marina protegida para las orcas frente al sur de España. En 2021 Loro Parque Fundación inició el apoyo a una de las especies de cetáceos más críticamente amenazadas, el Delfín Jorobado del Atlántico en Senegal, la recaudación de fondos para este proyecto ha sido realmente difícil, y son pocas las ONG que apoyan los esfuerzos
para salvarlo del olvido. Ninguna de las organizaciones que hacen campaña contra los cetáceos en los zoológicos ha mencionado nunca esta especie que podría incluso desaparecer en las próximas décadas, y puedes estar seguro de que nunca recaudarán fondos para los verdaderos cetáceos amenazados. Y es que atacar a los zoológicos les resulta mucho más rentable, aunque estén quitando el foco de atención a las especies amenazadas para su propio beneficio. Loro Parque y otras organizaciones zoológicas han estado luchando por la supervivencia de los cetáceos más amenazados del mundo, ¿te has preguntado alguna vez: qué están haciendo las organizaciones anti-zoos por ellos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable LORO PARQUE, S.A..
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  LORO PARQUE, S.A..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web usa cookies para mejorar su experiencia en nuestra web.    Configuración
Privacidad