Los zoológicos son creados por personas para personas

Fuente: https://www.tierwelt.ch/news/zoo/zoos-sind-von-menschen-fuer-menschen-da

Contenido patrocinado zoológicos científicos de Suiza

Como parte de las medidas de apoyo de Corona, el Consejo Federal ya decidió en marzo de 2020 prestar apoyo financiero a los museos, incluidos los de historia natural y zoología, con cargo a un fondo cultural creado específicamente para este fin. Al hacerlo, los zoológicos y los parques de animales quedaron explícitamente excluidos de las ayudas. Esto se hizo con el argumento de que los zoológicos y los parques de animales eran meras instalaciones de ocio. Desde entonces, los zoológicos, los acuarios y los parques de animales y de vida silvestre han luchado por el reconocimiento del gobierno federal, por la aceptación de lo que los zoológicos hacen por la sociedad y, por tanto, no menos importante, por la ayuda financiera.

En el sentido más amplio, la cultura se refiere a todo lo que el ser humano crea por sí mismo. Esto contrasta con la naturaleza, que no es creada ni modificada por el hombre. En un sentido algo más amplio, por logros culturales se entienden todas las transformaciones formativas de un material ya existente, por ejemplo, en la tecnología, la arquitectura, la agricultura (agricultura, ganadería, cría de animales), la preparación de alimentos, las bellas artes y las formas intelectuales como la música, el lenguaje, la moral, la religión, el derecho, la economía y la ciencia. Por ello, es interesante preguntarse en qué ámbitos culturales los zoológicos tienen puntos de contacto. Aquí queremos abordar los logros culturales en la cría de animales, la arquitectura, el diseño del paisaje hecho por el hombre, así como la moralidad.

“Los museos son lugares de encuentro”, dijo el director del museo Kunsthaus Zürich, Christoph Becker, en una reciente entrevista en el “Neue Zürcher Zeitung”. Una declaración sencilla y clara: el museo Kunsthaus es un lugar para la gente. Y en el zoo, ¿la gente también se encuentra allí? ¿Los zoológicos también son para la gente? La distinción entre ciertos museos y los zoológicos y parques de animales es a menudo bastante borrosa. Algunos museos históricos conservan razas más o menos raras de animales domésticos, otros exponen peces, anfibios e invertebrados vivos en terrarios y acuarios. Pero los zoológicos también tienen su lado clásico de museo: En nuestros parques zoológicos suelen verse exposiciones sobre la biodiversidad, sobre la selva tropical y otros ecosistemas, sobre especies animales concretas y su comportamiento, sobre temas de actualidad relacionados con el clima y la protección del medio ambiente. También hay presentaciones específicas de la zona, como el museo de desprendimientos del Parque Natural y Animal de Goldau o la exposición sobre la historia de la silvicultura en el Parque Natural de Zúrich. En La Chaux-de-Fonds, el gobierno tomó una interesante decisión en 2018: el Zoo du Bois du Petit-Château y el Museo de Historia Natural se fusionaron y el museo se traslada a las instalaciones del zoo. Está previsto que el nuevo museo abra sus puertas en 2021.

El mundo ha cambiado y con él los zoológicos

La larga historia humana de la cría de animales, más tarde también en los zoológicos y parques de animales y fauna, es historia cultural. La cría de animales salvajes hasta convertirlos en animales de compañía, el tratamiento de los animales tanto en sentido positivo como negativo, el aprecio, pero también el desprecio por los animales tiene antecedentes históricos, religiosos o culturales. El tratamiento actual de los animales puede mostrar, quizás de forma algo exagerada, el grado de “madurez”, desarrollo y humanidad de una sociedad. En los años sesenta del siglo pasado, los chimpancés del zoo todavía iban vestidos con falditas y tenían que sentarse educadamente junto al cuidador en una pequeña mesa. Mientras tanto, nuestra ley de protección de los animales exige que no se viole la dignidad del animal. Una presentación así no sería posible legalmente hoy en día, pero tampoco se le ocurriría moralmente a ningún director de zoológico suizo presentar un espectáculo así, que desde el punto de vista actual está completamente fuera de lugar. El mundo ha cambiado y con él los zoológicos.

Los animales siempre se han utilizado como símbolos de estatus, basta pensar en la heráldica con todos los símbolos animales, desde el jabalí (Porrentruy JU) hasta el águila (Geneva) y el león (Winterthur), por citar algunos ejemplos. Pero los animales salvajes vivos como símbolos de una región o una ciudad también tienen un valor emocional. ¿Qué sería el cantón de los Grisones sin sus íbices silvestres? Hace tiempo ya estaban extinguidos y ahora han vuelto gracias a la cría en parques de animales.

Si quiere entender la mentalidad de una ciudad o región, una visita al zoo es una buena idea. Visite un zoológico en Londres, Liubliana, Barcelona o Zúrich y reconocerá inmediatamente las sutiles diferencias culturales. No sólo en los restaurantes del zoo, sino también en el etiquetado de los recintos, la arquitectura del paisaje, la limpieza, la presentación de los animales, el aspecto del personal.

La arquitectura del zoo como parte de la historia cultural

Los zoológicos y los parques de animales y de vida silvestre se construyen para las personas. Sin embargo, al principio de su historia, no solían construirse para todo el mundo: el zoo de Schönbrunn de Viena, hoy Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, se fundó en 1752 y sirvió como espacio de recreo para la familia real austriaca y para la investigación y educación de los científicos empleados. Sin embargo, la mayoría de los zoológicos se basan en iniciativas cívicas de particulares, empresas familiares o asociaciones.

La primera tenencia documentada de osos en la ciudad de Berna data de 1441, cuando los animales se exhibían en el Käfigturm hasta que fueron trasladados al conocido Bärengraben (fosa de los osos) en 1857. Hoy los osos tienen un nuevo y amplio recinto justo al lado, a orillas del Aare, un logro cultural basado en la moral, la ciencia y la arquitectura. El antiguo Bärengraben se considera un bien cultural de importancia nacional.

El Wildnispark Zürich (Reserva de fauna salvaje Zúrich), junto con el Wildpark Langenberg (Reserva de fauna salvaje Langenberg), es el zoológico más antiguo de Suiza, con más de 150 años de antigüedad. En 1506, 1553 y 1557, la zona actual del Langenberg fue adquirida por etapas por la ciudad de Zúrich y proporcionó leña a la ciudad. Finalmente, el guardabosques de la ciudad, Carl Anton Ludwig von Orelli, hizo realidad su idea de crear un parque de caza. En vista de la sobreexplotación de los bosques, quiso dar a la población de la ciudad un lugar de recreo donde pudiera encontrarse con animales autóctonos.

La actual Casa de Australia del zoo de Zúrich fue construida en 1965 por el entonces director del zoo, el Prof. Dr. Heini Hediger, inicialmente llamada “Casa de África”. Recuerda mucho a la Ópera de Sídney. Su peculiaridad es que las salas de animales y visitantes no tienen esquinas en ángulo recto. El director creía que los ángulos rectos eran perjudiciales para el bienestar de los animales. Por lo tanto, todas las paredes, los techos y las instalaciones debían ser redondeadas. El edificio es un testigo único de la arquitectura de los zoológicos, pero también de la evolución de la época hacia el mantenimiento de los animales salvajes de forma adecuada a su especie. El edificio está incluido en el inventario de edificios dignos de protección de la ciudad de Zúrich. Por cierto, lo que se está creando hoy en día, ya sean casas de animales, diseños de jardines y secciones de paisajes artificiales, también son logros culturales y algunos de ellos quizá sean reconocidos y protegidos como bienes culturales dentro de unas décadas.

Una arquitectura de jardín histórica o moderna, con formas estrictas, bojes recortados en hileras, puertas cubiertas de rosas y fuentes, se considera cultura de jardín. La arquitectura paisajística con paisajes artificiales lo más parecidos a la naturaleza, con rocas artificiales, con arroyos modelados en la naturaleza y con el diseño interior de salones tropicales son logros muy especializados de los paisajistas. Al igual que la arquitectura clásica de los jardines, se trata también de un bien cultural.

El Jardín Zoológico de Basilea es uno de los zoológicos más antiguos de Europa, fundado en 1874, y hoy es imposible imaginar Basilea sin él. El Zolli es un fenómeno social, arraigado en todos los niveles de la sociedad, y a nivel político el Departamento de Cultura de la Presidencia de Basilea-Ciudad es responsable del zoo.

Ningún empleado de la Oficina Federal de Cultura (FOC) querría afirmar que los mundialmente famosos dioramas con su escenificación naturalista de hábitats mayoritariamente africanos para los animales disecados del Museo de Historia Natural de Berna no representan un logro cultural que debe ser protegido. Sin embargo, si estos animales muertos estuvieran vivos y vivieran en hábitats igualmente escenificados en un zoológico, entonces algunos funcionarios federales y políticos federales, en cambio, consideran de forma un tanto despectiva esta institución como un parque de atracciones. De alguna manera, uno no puede dejar de pensar que en política se usan dos medidas diferentes.

La cría de animales como costumbre y tradición

La domesticación de los animales salvajes, desde el lobo hasta la cabra Bezoar o la gallina Bankiva, es un logro cultural de la humanidad. La tenencia y el cuidado de las vacas Ehringen por parte de los lugareños del Valais y el uso de los animales para las peleas de vacas se considera una “costumbre” cultural. El Parque Natural y Animal de Goldau también se dedica a la cría de esta maravillosa raza bovina. Razas raras de animales domésticos, como el cerdo alpino, sobreviven con particulares dedicados, con asociaciones y en zoológicos y parques de animales. También en este caso, los zoológicos contribuyen a la conservación de un bien cultural. ¿Qué sería el zoo de Zúrich sin sus leones, qué sería el zoo de Berna sin sus osos, qué sería el vivario de Basilea sin sus basiliscos verdes? Qué sería de Jerusalén sin el zoológico bíblico, qué de Mónaco sin su acuario fundado por el príncipe Alberto I, por cierto, con su nombre oficial: Museo Oceanográfico de Mónaco. Todos los ejemplos en los que las razones para la tenencia de animales salvajes han surgido de deseos simbólicos, específicos del lugar o religiosos-culturales y, por tanto, desde este punto de vista, tienen definitivamente un significado cultural.

¿Contribuyen los zoológicos a la sociedad?

Estar cerca de la naturaleza aporta una serie de beneficios, como la mejora de las defensas inmunitarias. Se ha demostrado que el contacto directo con los animales tiene un impacto positivo en la salud. Una forma de acercarse a los animales es visitar los zoológicos o los parques naturales. Aquí se pueden crear oportunidades de contacto entre humanos y animales, asegurando que el bienestar de los animales no se vea perjudicado. ¿Cuáles son los efectos de una visita a un zoológico? Los investigadores de la Universidad de Gloucestershire descubrieron que el estado de ánimo de los visitantes mejoraba tras el paseo y que los niveles de cortisol, la hormona del estrés, disminuían en el transcurso del mismo. La fuerza de esta relación variaba en función de la calidad de la interacción entre humanos y animales. El descenso de los niveles de estrés fue especialmente acusado en los visitantes que habían indicado previamente que disfrutaban pasando tiempo en la naturaleza y que calificaban de importante la protección de la naturaleza y los animales. Es posible que un galerista experimente una situación muy similar a la de un visitante del museo el Kunsthaus.

Los zoológicos tienen y tendrán cada vez más un papel importante en la conservación de la naturaleza y la biodiversidad de nuestro planeta. Son las instituciones más visitadas del mundo y, como tales, son una gran herramienta para llegar a un público diverso. Como tercer contribuyente a la conservación mundial, con unos 320 millones de francos suizos al año, el papel de los zoológicos debe aumentar además debido a la gran extinción de especies. Todos los parques zoológicos poseen una enorme experiencia en el mantenimiento y la reproducción de especies animales salvajes. Este conocimiento es importante para poder salvar especies animales que están al borde de la extinción. Sin embargo, un requisito previo para ello es que la existencia de los zoológicos no se vea obstaculizada por activistas y filósofos contrarios a ellos y que el público y los políticos reconozcan y valoren por fin la labor de los zoológicos, especialmente su compromiso con la educación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable LORO PARQUE, S.A..
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  LORO PARQUE, S.A..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web usa cookies para mejorar su experiencia en nuestra web.    Configuración
Privacidad