Una historia de dos rescates: cómo la experiencia y los recursos derivados de las instalaciones de mamíferos marinos impulsan el éxito en las operaciones de varamiento de ballenas

fuente: https://vocal.media/petlife/a-tale-of-two-rescues-how-experience-and-resources-derived-from-marine-mammal-facilities-drives-success-in-whale-stranding-operations


El reciente rescate de una cría de orca frente a las costas de Nueva Zelanda vuelve a poner de manifiesto las cuestionables decisiones de la defensora de los animales Ingrid Visser.

El 11 de julio dos grupos autodenominados “conservacionistas” se hicieron cargo de una cría de orca varada en la costa de Nueva Zelanda bajo la autoridad del Departamento de Conservación de Nueva Zelanda. Uno de los grupos es Whale-Rescue.org, liderado por la Dra. Ingrid Visser, y el otro es el Proyecto Jonah, un grupo que anteriormente estuvo vinculado a la organización radical Sea Shepherd a finales de la década de 2000 y principios de 2010. Para aquellos que no lo sepan, la Dra. Visser ha liderado campañas dirigidas a instalaciones acreditadas de mamíferos marinos que albergan cetáceos. Esto incluye sus esfuerzos con la Fundación Free Morgan, que se dedica a la liberación de una orca rescatada bajo cuidado humano con pérdida de audición documentada e incapacidad para cazar por sí misma. Sea Shepherd encabeza la Operación 404, que tiene el siguiente eslogan en su logotipo de calavera y huesos cruzados: “Si apoyas el cautiverio, Sea Shepherd va a por ti”.

Además, tanto Loro Parque como SeaWorld ofrecieron ayuda para cuidar de la cría, pero ambos fueron rechazados por Visser y el resto del personal implicado. Los grupos que llevaron a cabo este rescate se negaron a recurrir a la experiencia y los conocimientos de las instalaciones de cuidado gestionadas, lo que establece un interesante contraste y nos permite abordar una importante cuestión: ¿les va mejor o peor a los activistas de los derechos de los animales que a los grupos de rescate con contactos y conexiones con las instalaciones de mamíferos marinos?

Según los informes encontraron a la cría varada en Plimmerton, Nueva Zelanda, durante la noche, y la intención era liberarla de nuevo a su manada salvaje. Sin embargo, los dos intentos de liberación de la cría fracasaron. La Dra. Visser aconsejó posteriormente a los transeúntes que participaban en el intento de rescate que lo sacaran del agua y lo transportaran a la rampa de un barco. Los voluntarios lo mantuvieron en el agua durante más de una hora a la espera de que llegara su familia, pero también fracasó. La cría, llamada “Toa”, fue trasladada a un corral marino poco profundo para su rehabilitación, donde respondió a los limitados suplementos nutricionales que el personal de Whale-Rescue tenía a mano. Cuando el tiempo empeoró, Toa se trasladó a una pequeña piscina de agua dulce para continuar su rehabilitación. Un voluntario involucrado en los esfuerzos afirmó que tenía agua salada bombeada en ella, pero la omitió utilizando un sistema de filtración para mantenerla limpia durante su tiempo allí. Una vez que las condiciones se despejaron, lo devolvieron al corral. A pesar de los esfuerzos, Toa murió tras no recuperarse del todo.

Durante los 13 días que Toa estuvo bajo el cuidado de la Dra. Visser, el Departamento de Conservación de Nueva Zelanda le dio la máxima prioridad. Esto significó que grupos de todos los lados del debate sobre el zoológico habrían requerido que ambos trabajaran juntos, esperando que Toa se recuperara completamente para poder reunirlo con éxito con su manada salvaje. Aplaudimos los esfuerzos tanto de los locales como de los pilotos por sus interminables esfuerzos para buscar su manada. También agradecemos a Loro Parque y a SeaWorld que se hayan ofrecido a utilizar su experiencia para ayudar a la recuperación de Toa.

Nuestra preocupación proviene de las prácticas que la Dra. Visser y sus colegas han llevado a cabo, y el fracaso de esta operación debido a una mala toma de decisiones. Sobre todo porque hay precedentes que dan motivos de preocupación y la historia se ha repetido una vez más. La Dra. Visser ha publicado una serie de artículos sobre el comportamiento de las orcas y algunos han sido bien considerados (Visser, 1998). Pero la experiencia en este ámbito no siempre se traduce especialmente bien en la cría y el bienestar de los animales en cautividad (incluso si el animal está bajo cuidado humano temporal). A menudo ha intentado intervenir en el rescate de crías de orca, y sus esfuerzos han terminado con la muerte de la cría. Ahora, las altas tasas de mortalidad forman parte del negocio del rescate de mamíferos marinos. Su primer esfuerzo conocido para rescatar a una cría fue a finales de los años noventa durante el rodaje de uno de sus primeros documentales. En esta situación, la Dra. Visser intentó rescatar a una cría desnutrida alimentándola con pescado, pero el problema era que la cría aún estaba en una edad en la que todavía se amamantaba de su madre, que no aparecía por ningún lado. Tras varios “intentos” de alimentar a la cría, la Dra. Visser abandonó al animal, condenándolo a la muerte. Durante un tiempo, esta grabación se pudo ver en YouTube, pero la han retirado.

Veinte años más tarde, en 2016, Visser lideró otro esfuerzo fallido por rescatar a una cría de orca llamada “Bob” llevándola a una pequeña piscina sin sistema de filtración. Lo que hizo que el caso fuera muy perturbador fue cuando permitía que tanto su personal como el público le dieran un contacto manual innecesario. Estas interacciones iban desde frotarle la barriga hasta permitir que los niños y sus padres lo acariciaran durante el tratamiento. Otro espectáculo molesto que se vio durante ese tiempo fue la falta de mascarillas y guantes que se requieren para rehabilitar a los cetáceos. Murió al cuidado de Visser dos días después.

Ahora, cinco años después de la muerte de Bob, la Dra. Visser vuelve a ser criticada por su gestión en el fallido rescate de otra cría de orca. Aunque tanto los voluntarios como el personal llevaban máscaras y guantes esta vez, todavía había recuerdos de la rehabilitación de Bob que causaban preocupación por el bienestar de Toa. Por ejemplo, los dos adolescentes que encontraron por primera vez a Toa fueron fotografiados y filmados interactuando y nadando con él como si fueran la ballena titular de las películas “Liberen a Willy”. Se trata de una medida irresponsable teniendo en cuenta que Toa estaba enfermo y recibiendo tratamiento, ya que no sólo pondría en peligro su propia salud, sino también su bienestar si se hubiera recuperado hasta el punto de ser liberado. Es como permitir que los niños pequeños jueguen con su abuelo enfermo en una sala de la UCI. Aunque los voluntarios siguen insistiendo en que la pequeña piscina de agua dulce en la que permaneció Toa durante la segunda mitad de su rehabilitación bombeaba agua salada, no se mencionó que esta piscina tuviera ningún tipo de filtración. Los críticos que siguieron el resultado del rescate argumentaron que la piscina tenía un aspecto sucio y que hacía que su piel pareciera tener alguna infección. Las instalaciones acreditadas de rescate de mamíferos marinos, al igual que muchos zoológicos y acuarios que albergan mamíferos marinos, utilizan sistemas de filtración para mantener tanto las piscinas médicas como los hábitats de los animales limpios de bacterias y virus que, de otro modo, podrían dañar al animal.

Tras la muerte de Toa, devolvieron sus restos a una tribu maorí para que los enterraran no muy lejos del lugar de varada original. La Dra. Visser afirmó que murió tras inhalar agua poco después de que lo devolvieran a su corral. Sin embargo, no realizaron ninguna necropsia para determinar cómo murió en cuanto lo devolvieron a su corral de agua salada. Los partidarios de Visser afirman que no podía realizar una por respeto a la cultura maorí, pero hay informes de investigadores en Nueva Zelanda que realizan necropsias a cetáceos para determinar cómo murieron. Una vez completadas, los biólogos entregaban los restos de los animales a las tribus para su entierro. Por tanto, pedir la necropsia de Toa para determinar cómo murió no sería una falta de respeto para la tribu maorí ni para su cultura.

Debido a que Nueva Zelanda ha prohibido la tenencia de cetáceos bajo cuidado humano desde finales de la década de 2000, actualmente no hay instalaciones en el país que alberguen o rehabiliten cetáceos enfermos, heridos o huérfanos. Debido a esta prohibición, muchos cetáceos enfermos o heridos son eutanasiados inmediatamente en el lugar, en lugar de ser enviados a una instalación que cuente con la instalación y el personal experimentado para proporcionar su experiencia en el tratamiento. Creemos que el gobierno de Nueva Zelanda debería modificar su prohibición para permitir la construcción de instalaciones que puedan proporcionar cuidados de rehabilitación a los cetáceos varados y ofrecer cuidados a largo plazo a los animales que sean declarados “no liberables”. Sin embargo, no recomendamos que se recurra a activistas como la Dra. Visser, ni a personas que carezcan de experiencia en la cría y el cuidado de mamíferos marinos para participar en la fase de rehabilitación, que fue uno de los principales problemas en los esfuerzos fallidos de rehabilitación tanto de Bob como de Toa.

Sólo podemos esperar que las muertes de Bob y Toa sirvan como recordatorio de por qué los grupos de rescate deben dejar de lado sus opiniones políticas sobre el mantenimiento de los mamíferos marinos al cuidado de los humanos y trabajar con instalaciones zoológicas con experiencia real en la cría de cetáceos. Necesitan respetar las instalaciones zoológicas marinas modernas por el bien de los animales que dicen querer ayudar la próxima vez que ocurra un varamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable LORO PARQUE, S.A..
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  LORO PARQUE, S.A..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web usa cookies para mejorar su experiencia en nuestra web.    Configuración
Privacidad